Un poquito de historia

La regla 80-20 fue presentada por primera vez por el economista italiano Vilfredo Pareto, quien, en 1906, observó que el 80% de la tierra de Italia estaba controlada por el 20% de su población. A partir de ahí, fue desarrollado por Joseph Juran, una figura del siglo XX en el estudio de técnicas y principios de gestión. Jurin tomó la regla y la aplicó a una serie de facetas diferentes de los negocios y la economía. Ahora se usa para describir casi cualquier tipo de producto en el mundo real.

Los fundamentos

La regla básicamente establece que el 80% de los resultados se pueden atribuir al 20% de todas las causas de un evento determinado.

Se aplica a todas las actividades en general y es una forma interesante de analizar cuáles de nuestras acciones realmente valen la pena. Cuando se trata de negocios, se puede decir que el 80% de los ingresos de una empresa se generan en un 20% del total de sus clientes. Prestar atención a ésto puede ayudarte a decidir a cuál de tus clientes deberías prestar más atención, por ejemplo.

¿Por qué deberías preocuparte por la regla 80-20?

  • Las empresas deben diseccionar sus ingresos y comprender quién constituye su principal 20% de clientes. Para apuntar a un tipo similar de cliente en sus campañas de marketing.

  • Además, el 4% superior de una base de clientes representa el 64% de las ventas totales.

  • Hay una serie de actividades que puedes realizar como propietario de una empresa para obtener mayores resultados.

  • Por ejemplo, generalmente hay un 20 por ciento clave de elementos dentro de un artículo de blog individual (pensemos en el título del artículo) que tienen el efecto más dramático en los resultados.

  • Encuentra los productos o servicios que brindas, que generan la mayor cantidad de ingresos (el 20 por ciento) y deja el resto (el 80 por ciento) para maximizar los ingresos y reducir el tiempo perdido.

  • Invierte tu tiempo trabajando en tareas que pueden mejorar significativamente tu negocio y deja las tareas que están fuera de tus habilidades a otras personas.

  • Recompensa a los mejores empleados. Elimina a los malos clientes y concéntrate en aumentar las ventas y mejorar el servicio a los mejores clientes.

¿Este artículo te resultó util? Compartelo con tus amigos.

Sobre Ivan Rodriguez Duch

Iván une sus conocimientos de técnicas de atracción, marketing y su pasión por el diseño para crear presencias digitales impactantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *